InicioTendencias¿Cuándo consultar al ginecólogo por primera vez?

¿Cuándo consultar al ginecólogo por primera vez?

A qué edad programar la primera visita, con quién ir y qué esperar de este encuentro. Sara Minces, ginecóloga, destaca la importancia de generar confianza con la paciente y ayudarle a derribar posibles miedos.

 Seguramente son más dudas que certezas las que surgen a la hora de pensar en una primera visita al ginecólogo. Sin embargo, Sara Minces, ginecóloga infanto juvenil, nos ayuda a despejarlas con el propósito de que este primer encuentro resulte cómodo y fluido para la paciente.

“La primera consulta es sumamente importante, ya que es la instancia para conocerse mutuamente y eliminar posibles miedos. Se realizan varias preguntas para completar una ficha clínica de la paciente y evaluar su desarrollo. Así, si luego hay algo específico que consultar será mucho más cómodo para la paciente”, explica la experta.

De acuerdo con lo que detalla la doctora Minces, esta primera visita debe realizarse cuando empiezan a manifestarse los cambios puberales, que sucede normalmente entre los 8 y los 12 años.

“Es recomendable siempre asistir en compañía de un adulto responsable y consta principalmente de una conversación sobre su historia de vida, toma de peso y altura, y examen físico solo en casos que haya algo muy específico que evaluar, como por ejemplo, dudas con respecto a la normalidad de las mamas o de la vulva, ausencia de vellos o exceso de los mismos. También se puede realizar una ecografía ginecológica por vía abdominal cuando haya dolor menstrual intenso o sangrado abundante”, aclara. Así, se trata de un espacio valioso para resolver dudas que pueda tener la paciente o los padres

Luego de esta consulta, los controles deben seguir realizándose idealmente de forma anual según los requerimientos de cada paciente. “Debería adelantarse solo en casos de síntomas de desarrollo precoz, como crecimiento de botón mamario antes de los ocho años, infecciones urinarias, flujo vaginal, sinequia de labios (niñas con labios menores fusionados), antecedentes familiares de pubertad precoz u otras patologías ginecológicas. También, en casos de niñas que ya menstrúan y hay alteraciones en este proceso, como dolor intenso, hemorragias, irregularidad menstrual, flujo vaginal, prurito o picazón vulvovaginal”, señala la doctora, Sara Minces.

Te puede interesar: Cáncer de mama: Los síntomas que no puedes obviar

Carolina
Carolina
"Enseñar siempre: en el patio y en la calle como en la sala de clase. Enseñar con actitud, el gesto y la palabra" (Gabriela Mistral)

1 COMENTARIO

Deja un comentario

Aguas del Valle
Educación Sexual

Lo último

Comentarios