Newsletter
InicioInternacionalesPerú y crisis política ¿Qué viene ahora?

Perú y crisis política ¿Qué viene ahora?

Luego de la destitución de Pedro Castillo -el sexto presidente en cinco años-, historiador peruano experto en historia Latinoamericana, analiza los posibles escenarios y el rol que deberá asumir la nueva y primera presidenta, Dina Boluarte; en cuanto líneas de acción futuras y la relación con los diferentes partidos.

El ahora expresidente de Perú, Pedro Castillo, pasó de disolver el Congreso y llamar a elecciones, a ser destituido por el Parlamento de ese país y detenido por la policía en menos de tres horas.

El académico del Instituto de Historia de la Universidad de los Andes, Ricardo Cubas, se refiere a los posibles escenarios que pueden darse en Perú, haciendo alusión a experiencias similares en la historia peruana; y a las medidas que, de implementarse, podrían conseguir estabilizar políticamente a aquella nación, presidida ahora por Dina Boluarte, quien juró este miércoles como nueva presidenta de Perú.

Boluarte tendrá un rol clave, sobre todo en su relación con los diferentes partidos, buscando generar consensos con miras a tomar distintas acciones, relacionadas al funcionamiento legislativo, conformación del Congreso y sistema electoral y de partidos.

¿Cuáles son los posibles escenarios que se pueden dar en Perú?

Las cosas se están dando rápido, para el académico. La presidencia la asumió la actual vicepresidenta, Dina Boluarte, ante un “parlamento bastante fragmentado, pero donde ha habido una unidad, un consenso respecto a la destitución de Castillo, quien actuó con muy poca astucia” desde el punto de vista político y rompió evidentemente con las normas constitucionales.

Para Cubas, Boluarte va a tener que negociar con los otros partidos para poder mantenerse en el poder. Su situación es “menos frágil que la de Castillo, pero no deja de ser frágil. Porque la fiscal de la nación también la había involucrado en algunos casos de corrupción pero que habían sido archivados por el Congreso”.

Boluarte, pertenecía, al igual que Castillo, a Perú Libre -partido político marxista-castrista- pero ella rompió con el partido, expulsada por diferencias. Por lo mismo, el académico cree que la figura de Boluarte es “más pragmática que ideológica. Tendrá la flexibilidad para negociar con la oposición y conducir el fin de un gobierno relativamente tranquilo”.

¿Qué ocurrirá con Castillo?

El exmandatario será juzgado, ya que ha cometido un crimen según el Código Penal peruano en el artículo 346; que sanciona el delito de rebelión: “el que se alza en armas para variar la forma de gobierno, de poner el gobierno legalmente constituido o suprimir o modificar al régimen constitucional, será reprimido con pena privativa no menor de 10 ni mayor de 20 años”.

¿Qué nos dice la experiencia histórica peruana, cuándo han ocurrido cosas similares a esta?

Uno de los grandes problemas que ha tenido Perú, que es parte de la cultura política del país, es la constante fricción entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo. Una de las constantes que se dio en la historia peruana en el siglo XX, es que cuando un presidente no tuvo mayoría en el Congreso, generalmente se dieron dos escenarios: O le dieron un golpe de Estado al presidente, o el presidente se dio un autogolpe.

El segundo caso, se produjo en dos ocasiones, en el caso de Augusto B. Leguia en 1919 y luego con Alberto Fujimori en los años 90. Sin embargo, desde 2016 se ha radicalizado. “Con la elección de Pedro Pablo Kuczynski, cuando el Fujimorismo tenía la mayoría en el Congreso, y a pesar de que no había una diferencia grande en cuanto a estructura política, hubo una oposición muy cerrada y el Congreso terminó destituyendo Kuczynski”, comenta el académico.

Luego, Vizcarra, asumió y también estuvo en pugna con el Parlamento y lo disolvió. Más allá de los tecnicismos, para el académico “lo que vemos es que se debilitó la figura del presidente y la mutua concordia entre ambos poderes del Estado por un problema de la Constitución”.

¿Qué hacer para que la tensión permanente entre el Congreso y Ejecutivo se diluya progresivamente?

Para Cubas, este escenario político debe llevar a los partidos políticos a hacer una reforma de algunos aspectos al sistema político que podrían implicar el cambio de algún artículo de la Constitución, con el fin de que le puedan dar mayor gobernabilidad al país; que incluyan la bicameralidad -establecimiento del Senado- y reglas más claras acerca de cuando un presidente puede disolver el Congreso o cuales son las causales de vacancia del presidente. “Además, modificar la ley de partidos, para evitar la atomización”, finaliza el académico.

Te puede interesar: Estudiantes participaron en Nacional de cueca realizado en Coquimbo

Carolina
Carolina
"Enseñar siempre: en el patio y en la calle como en la sala de clase. Enseñar con actitud, el gesto y la palabra" (Gabriela Mistral)

Deja un comentario

- Compañía Minera del Pacífico -
- Aguas del Valle -

Lo último

Lo más visto